Usuarios de Kindle podrán consultar libros de bibliotecas públicas

Los usuarios del lector de libros electrónicos de Amazon, Kindle, podrán acceder al acervo de las bibliotecas públicas como una prestación gratuita.

¿Los libros electrónicos suponen el fin del libro y de las bibliotecas? Parece que de ninguna manera. Gracias a un acuerdo con las bibliotecas públicas y Amazon, los usuarios del lector de libros electrónicos Kindle, de la tienda online Amazon, podrán acceder a los libros digitalozados en las páginas web de las bibliotecas públicas.

Más de 11.000 bibliotecas públicas han firmado un acuerdo para que los propietarios de dispositivos Kindle puedan acceder a libros electrónicos desde los sitios webs de las instituciones, lo que supone el acceso universal e irrestricto a millones de volúmenes descatalogados, fuera de impresión o antiguos. Un acuerdo que, suponemos, se hará extensivo para la tan esperada tableta del gigante de las ventas online.


Un acuerdo que pone en entredicho las voces que prometían el fin de libros y bibliotecas físicas con la llegada y popularización de los ebooks y los lectores electrónicos. Curiosamente, también supone la sobrevivencia de un objeto muy amado por los visitantes asiduos de las bibiotecas públicas.

Y es que para hacer efectivo este acuerdo, el propietario del Kindle que desee acceder a los libros electrónicos de una biblioteca pública, deberá tener al día su tarjeta de préstamos…

El usuario de Kindle que acceda al sitio electrónico de la biblioteca deberá usar su número de socio para enviar los libros que elija a su lector. Y claro: vencido el tiempo del préstamo, el libro se desvanecerá de tu Kindle.

Tanto el Sony Reader como el Nook de  Barnes and Noble tienen acuerdos semejantes.