Eventos

Un robot que toca el clarinete gana un concurso internacional

Un equipo de expertos y estudiantes australianos de NICTA y la universidad de NSW ganan un concurso internacional de tecnología aplicada, la Artemis Music Orchestra 2007-2008

El desarrollo del robot ha costado unos ocho meses y se compone de una parte que controla la boca (el soplido) del clarinete y otra parte que controla los “dedos”. Una parte llamada Gumstix, que es un procesador ARM ejecutando un sistema embebido de Linux, se encarga de preparar y procesar las partituras para su ejecución. La otra parte llamada Robostix es la que transforma la información en “el soplido” y “pulsaciones de teclas”.

La dificultad radica en que el soplido y la pulsación deben ser simultáneas para obtener un sonido claro y bello en el clarinete, de otra forma el clarinete suena mal. Evidentemente, no alcanza el sonido que puede alcanzar un buen clarinetista humano pero están trabajando en ello para mejorar la acústica del robot.

En el mismo concurso, quedó segundo un robot que tocaba la guitarra de el equipo holandés teamDARE. Este robot conseguía una mejor acústica que el clarinetista pero el jurado consideró que la “boca” del clarinetista era un avance tecnológico superior y por ello ganó el premio.

Más información:

https://www.artemisia-association.org/artemis_orchestra/

http://www.nicta.com.au/research/research_themes2/embedded_systems/artemis

http://teamdare.mine.nu/

Fuente: ComputerWorld Australia