Tablet o ultrabook: ¿que conviene?

¿Tablet o ultrabook? Esa es la cuestión. Estos dos tipos de ordenadores portátiles son los que más territorio piden. La extrema portabilidad de ambos es el argumento más fuerte para que los compradores se decanten por este tipo de ordenadores en detrimento de los tradicionales ordenadores de escritorio o los notebooks, pero ¿cuál de los dos elegir?

Como podrán imaginar, ante esta disyuntiva no existe una respuesta que deje feliz a todo el mundo. Hay una respuesta para cada usuario, porque para evaluar si es conveniente comprar un tablet o un ultrabook es fundamental analizar cuál es el uso que se le va a dar.

A priori, la gran diferencia es la presencia del teclado físico en el ultrabook y la ausencia del mismo en el tablet (lo cual conlleva a que estos dispositivos tengan pantalla táctil). Por eso es fundamental considerar que tanta importante le damos al teclado en la utilización que le vayamos a dar al ordenador.

Si pensamos en comprar un portátil para trabajar con Word y Excel a diario, entonces un tablet no es la mejor opción: el teclado del ultrabook  será, en este caso, un aliado fundamental. Sin embargo, si lo que buscas en tu portátil es un cómodo dispositivo para acceder a internet, recibir y enviar mails, utilizar redes sociales, escuchar música y reproducir contenido multimedia, entonces un tablet puede cumplir esas necesidades.

Otro aspecto a tener en cuenta es que los tablets no funcionan con programas, sino con aplicaciones, lo cuál quiere decir que, a priori, se trata de piezas de software más sencillas. Es decir que sería un poco inteligente comprar un tablet para diseño gráfico, web o audiovisual.

Por el contrario, un ultrabook (pese a su nombre) no se presenta como el soporte más cómodo para leer un libro electrónico o para ir escuchando música en un viaje.

A fin de cuentas, lo que importa es la utilización que se le va a dar al dispositivo y tomar la mejor elección en función de ello.