Tablets

¿Smartphone o tablet? Esa es la cuestión

nex

Cada vez se torna más difusa la barrera entre los tablets y los smartphones. Móviles como el Samsung Galaxy Note han inaugurado el segmento de los phablets, haciendo que cada vez sea más complicado distinguir entre un móvil de última generación y una tableta. De cara a lo que vendrá en 2013, vale la pena preguntarse si este año es mejor inversión un tablet o un móvil de alta gama.

¿El año de los phablets?

Si en algún momento la tendencia en la fabricación de móviles era hacerlos cada vez más pequeños, en la era de los smartphones parece que todo se ha invertido y los teléfonos más atractivos resultan ser los de pantallas más grandes. Así lo han demostrado las últimas generaciones de iPhone y Galaxy S: el iPhone 5 tiene una pantalla más grande que sus antecesores, al igual que el Galaxy S3 y se espera que el Galaxy S4 tenga un display de todavía más pulgadas.

Lo cierto es que en el segmento de los tablets han aparecido varios dispositivos de bajo costo que para alcanzar ese status low cost han decidido sacrificar algunas pulgadas de sus pantallas, mientras que los smartphones siguen la dirección contraria: aumentan el tamaño de sus pantallas para poder venderse más caros.

En 2013, ¿Qué conviene?

¿Un smartphone de pantalla grande o un tablet de pantalla chica? La respuesta siempre estará en función de la utilidad que le demos al dispositivo. Si lo queremos llevar en el bolsillo, probablemente algo de más de 5 pulgadas resulte incómodo, en cambio si lo que queremos es tener una visión clara de lo que se ve en pantalla, tal vez convenga apostar por un dispositivo de 7 pulgadas o más. Si queremos utilizar las mejores aplicaciones de fotografía, entonces quizás convenga apostar por un smartphone (suelen tener mejores cámaras que los tablets), pero si vamos a escribir mucho texto con el dispositivo conviene más un tablet que nos ofrece un teclado en pantalla más grande.