Consejos

Sentencia judicial alemana declara el internet medio de subsistencia

Portrait of a gavel

Cuando casi a finales del siglo pasado nació lo que hoy en día prácticamente todos usamos llamándolo “internet“, no era de esperar que iba a ser considerado como uno de los medios de subsistencia. De acuerdo con una leyenda muy propagada, el objetivo del proyecto de internet era la creación de un sistema repartido de comunicación, ya que considerando la guerra fría se iba a necesitar una comunicación libre de interferencias en caso de una guerra nuclear, pero en realidad principalmente se fomentó proyectos civiles.

La palabra internet viene del inglés y significa interconnected network o más corto: la red. Es una red que consiste de muchas redes de ordenadores a través de los cuales se intercambian datos. Al principio la aplicación más importante era el correo electrónico. En el año 1990 la fundación americana National Science Foundation decidió la explotación del internet para fines comerciales lo que significó hacerlo accesible más allá de las universidades. Alrededor del año 1989 Tim Berners-Lee desarrolló las bases del World Wide Web. El primer explorador de web gráfico se publicó en 1993, ofreciendo su descarga gratuita. Este explorador facilitó la presentación de los contenidos de la Red Informática Mundial (WWW) causando un éxito rotundo del internet a partir del año 1993, lo que llevo a un aumento de cifras de venta de equipos informáticos tanto en los negocios especializados locales como en el internet, encontrando mucha oferta por ejemplo en portátiles en redcoon.es.

Hoy en día ya parece no funcionar nada sin la red y correo electrónico. Hasta que en Alemania el Tribunal Federal Supremo dictó una sentencia alegando que el acceso a internet forma parte de medios de subsistencia de particulares. Por lo tanto los usuarios pueden solicitar indemnizaciones en caso de que la red fallara, o sea ya se está generando un derecho de pago a indemnización aunque no se haya causado un daño en concreto. Lo mismo es válido para la conexión telefónica.
En realidad no se puede esperar grandes importes. Para hacer una comparación: en caso de que un coche esté dañado y tiene que permanecer en un taller, el propietario puede exigir del causante del daño el 40 % del precio del coche de alquiler que utiliza durante el periodo de estancia en el taller. En opinión de los jueces, se debe tomar como base el correspondiente porcentaje de la tarifa mensual en caso de fallo del acceso a internet. En opinión del Tribunal Federal Supremo alemán, por consiguiente tanto internet como teléfono forman parte de los pocos bienes económicos cuyos fallos causan consecuencias significativas de la base material del nivel de vida. Hasta el momento en Alemania sólo se reconocieron el aprovechamiento de vehículos e inmuebles.

Etiquetas: