Samsung se aventura con la mesa táctil

Hay una tendencia clara: todo mundo se decanta por las pantallas táctiles. El alma del negocio de la portabilidad y de las nuevas tendencias en lo que se refiere a dispositivos, pasa (para bien o para mal) por las pantallas táctiles: más rápidas, más resistentes, más cómodas.

Atendiendo esa tendencia, Samsung, en alianza con Microsoft, ha lanzado una mesa táctil que está a punto desembarcar en España: la SUR40 o Surface 2.0.


¿Una mesa táctil? Si, podemos definir a la SUR40 como una gran tableta con soporte de cuatro patas. Se trata de un viejo desarrollo de Microsoft que no había tenido mucho eco, pero que con el auge del iPad y de las tabletas, parece pisar terreno firme.

El SUR40  tiene su hardware desarrollado por Samsung, mientras que Microsoft ha desarrollado el software, incluyendo un el sistema operativo Windows 7.

El Surface 2.0 se compone de una amplia superficie que reconoce una gran cantidad de gestos y permite una rápida interacción del usuario con diversos contenidos y aplicaciones. Entre sus mayores atractivos se encuentra que, a diferencia de las tabletas, puede ser utilizado por varias personas al mismo tiempo.

En el 2008 se comercializó una primera versión del Surface (aquella iba montada en una pesada base que ha sido sustituida por una base más estilizada), y en esta nueva edición se beneficia de los adelantos que se han desarrollado en materia de pantallas táctiles.

El Surface 2.0 es un dispositivo con una pantalla de retroiluminación LED de 40 pulgadas y 45 kilos de peso, que hace gala de la tecnología PixelSense, sensible a cualquier movimiento y de convertirlos en instrucciones. La pantalla no sólo funciona con movimientos: también reconoce objetos como teléfonos o tarjetas.

Su precio es de  7.800 euros