Eventos

Samsung fue demandada

Parece que la empresa Samsung, relacionada con el sector electrónicos, ha recibido una demanda, que fue entregada por la firma Kabatech Brown Kellner de Los Angeles, Estados Unidos. Donde parece, que el problema es así: Samsung arregla sus impresoras, para activen sus sistemas de falta de tinta en sus cartuchos, mucho antes de que esto suceda. Es decir, El cartucho todavía tiene suficiente toner, pero la maquina impresora, avisa que le falta tinta. Aparentemente, en la demanda, Samsung diseña sus impresoras para que muestren un mensaje de vacío y se apaguen, para notificar a los usuarios que necesitan reemplazar sus cartuchos. El problema, dice la demanda, es que las impresoras le diran en tiempos cortos, dirán que están vacías y se apagarán cuando aún queda una cantidad significativa de toner en el cartucho.

La única razón posible, va de la mano del dinero y las ganancias, por que Samsung supuestamente ha diseñado las impresoras de este modo para hacer más dinero, al forzarlos a comprar más cartuchos de tinta que muchas veces no son necesarios, los cuales a grandes rasgos, cuestan entre 60 y 80 dólares. Además, la demanda alega que Samsung nunca reveló públicamente que, una cantidad significativa usable de tinta aún queda en los cartuchos cuando el cartucho dice que está vacío y que necesita ser reemplazado.

Dijo Darren Kaplam, un co-consultor del caso y socio de la firma Chitwood Harley Harnes, de Atlanta, en relación a la demanda: “Simplemente estamos pidiendo a Samsung que sea honesto con sus clientes”, “Es decepcionante ver que es necesario un juez y un jurado para que hagan lo correcto”. Lo que tambien se dice es que, hasta ahora, los representantes de Samsung no respondieron a las solicitudes de comentarios sobre la demanda.

Acerca de la firma

La firma Kabatech Brown Kellner, hace dos años alcanzó un acuerdo con el fabricante de electrónica Epson en una demanda con alegatos, de similar caracteristica a los que la firma ahora está haciendo contra Samsung. Llegando a un acuerdo para un paquete de compensación valorado en más de 350 millones de dólares, Epson mantuvo que no había hecho nada de malo y que dejaba tinta extra en los cartuchos para asegurarse de “mantener calidad y confiabilidad en la impresión”.

Se suma a todos sus ataques uno mas, por que la combativa firma también saltó a la palestra este año por demandar a Apple, por aparentemente hacer alegatos falsos y engañosos en su campaña de la computadora iMac, la manzanita.