Consejos

¿Qué ordenador necesito y cómo lo financio?

Dinero

Invertir en tecnología, sobre todo cuando está enfocado a la mejora laboral o formativa,  siempre es una excelente idea. En este punto, lo más es conocer el producto que vamos a adquirir. La máxima es que el mejor equipo que podemos comprar es aquél que satisface las necesidades y se ajusta a los conocimientos del cliente, todo con el objetivo de aumentar el rendimiento que podamos extraer a los equipos. Ahora toca saber qué compramos y, sobre todo, cómo financiar un ordenador.

Si expresiones como quad core o terabyte te son menos familiares que las de cd-rom o 4.86, si añoras guardar tus documentos en disquetes de 3,5, crees que Paint es una herramienta de diseño y prefieres Word Perfect o otros procesadores de textos; creemos que debes actualizar tus conocimientos informáticos y, probablemente, tu equipo.

En este artículo vamos a darte algunos consejos acerca de qué equipo te conviene y cómo puedes financiarlo.

¿Portátil o sobremesa?

Habitualmente, esta característica plantea la primera gran duda de los futuros compradores, ya que esta decisión configura en gran medida las características del equipo. Muy lejos quedan los tiempos en los que los costes de los ordenadores portátiles doblaban los de su hermanos de sobremesa; una vez descartado el aspecto monetario como decisivo, la decisión debe fundamentarse en el uso que vayamos a darle.

Si nuestro principal uso va a ser navegar por internet y emplear aplicaciones ofimáticas comunes el desembolso para el equipos se reduce considerablemente ya que prácticamente cualquier opción cumplirá con estas expectativas. En la diatriba entre portátil o sobremesa, la menor exigencia en el aspecto gráfico o en la cantidad de memoria RAM nos lleva a recomendar la adquisición de un laptop; sus ventajas en los que respecta a la movilidad y las dificultades para la actualización de sus componentes lo convierte en la opción más conservadora y cómoda para la mayoría de usuarios: la inserción de módulos de memoria RAM o tarjetas gráficas potentes es mucho más sencillo de integrar en equipos modulares de sobremesa. Los aficionados a los videojuegos de vanguardia y los diseñadores o programadores valorarán, además, el tamaño de la pantalla que, obviamente, es considerablemente mayor en el caso de los ordenadores de sobremesa.

Especificaciones del ordenador

Dejarse deslumbrar por una ristra de siglas y cifras que no sabemos interpretar es el primer error del comprador. Al igual que la cantidad de megapíxeles en una cámara de fotos digital no nos dice nada acerca de la calidad de la lente y, por tanto, de nuestra fotografía; alusiones a la potencia del procesador o la cantidad de memoria RAM pueden darnos una información aproximada acerca del rendimiento que tendrá el equipo en nuestras manos. Tenemos que aprender a interpretar estos datos:

  • Microprocesador

Es el cerebro de la máquina, el circuito integrado central o unidad central de procesamiento (CPU), aunque ese elemento está disponible en multitud de aparatos electrónicos, han cobrado fama en el mundo de los ordenadores. ¿Para qué nos interesa este dato? Porque es el encargado de ejecutar los programas, desde el sistema operativo a las aplicaciones instaladas. La potencia del microprocesador dice mucho acerca de la futura velocidad que veremos al “abrir” nuestros programas y que cuya lentitud solemos achacar a la falta de memoria RAM. Actualmente, son dos las grandes familias de microprocesadores que cualquier aficionado a la informática conoce como si fuera de la familia: Intel y AMD.

Sin entrar a dirimir cuál es mejor, ya que no es relevante para el usuario medio, sólo cabe decir que la famosa marca Pentium de Intel dejó de utilizarse cuando llegaron al mercado los microprocesadores de cuatro núcleos, que dejaron de poner el foco en la frecuencia de reloj de los procesadores, para colocar cuatro procesadores juntos para conseguir una mayor potencia. Prácticamente todos los equipos que se venden en la actualidad montan este tipo de tecnología.

  • Placa madre

Lo que nadie tiene presente pero que los expertos informáticos afirman que es esencial para el rendimiento del equipo. Es el componente más importante de un computador, ya que en él se integran y coordinan todos los demás elementos que permiten su adecuado funcionamiento. Un usuario medio no debe preocuparse por este aspecto del equipo, pero quien busque un alto rendimiento deberá preguntar o informarse acerca de la placa madre que llevará el ordenador de sobremesa.

  • RAM

Si bien hemos dicho que el microprocesador es el cerebro de la máquina, la escasez  de memoria RAM puede hacer que incluso el procesador más rápido no nos dé rendimiento. Este término es el acrónimo de Random Access Memory, en español memoria de acceso aleatorio. Su función más importante es la de servir de almacenamiento temporal para los programas que ejecutas cuando trabajas con el ordenador.

Con respecto a cuanto es necesario para que el equipo funcione correctamente, con al menos 4 GB de RAM y un sistema operativo de 64 bits que es lo habitual para un usuario medio es más que suficiente. Para juegos o aplicaciones más profesionales, cuanta más memoria, más fluidez; con al menos 8 GB no se te resistirá ninguna aplicación o juego.

Existen varios tipos de memoria RAM con las siglas DDR pero lo más relevante para el usuario es la capacidad a la hemos aludido, no el modelo u fabricante.

  • Disco Duro

Él nunca olvida nada a no ser que arañes sus discos con un punzón. Es el encargado de almacenar los programas y archivos del ordenador de forma permanente. Al igual que con la memoria RAM el dato más importante para el usuario es la capacidad del disco más que el tipo de disco en cuanto a su velocidad de transferencia. En este sentido, hace ya un tiempo que se alcanzó la mágica cifra de 1 terabyte, es decir 1024 gigabytes, más que suficiente para guardar centenares de archivos multimedia que son los que más espacio ocupan.

Para un usuario profesional, sobre todo para alguien que haga procesado de video, la sigla SSD significa un salto cualitativo: la tecnología del Solid State Disk se parece más a una memoria flash que a un disco duro y es lo último en velocidad y calidad de almacenamiento, pero su coste todavía es alto.

  • Conectividad

El desarrollo del almacenamiento en la nube de internet está provocando que los ordenadores adquieran más autonomía a la hora de almacenar y reproducir contenido. A pesar de ello, sigue siendo un elemento con cierta relevancia y que va más allá de los puertos USB o la conexión bluetooth; para algunos usuarios es interesante contar con un puerto o minipuerto HDMI de televisión ya que nos permite conectar el equipo directamente a la televisión para reproducir video o audio o un lector de tarjetas SD para ver las fotos de nuestras cámaras digitales.

Ayuda para financiar un ordenador

Ya tenemos decidido el equipo que queremos comprar y el presupuesto que hemos asignado a este propósito. Antes de pasar por caja debemos considerar que, a través de agresivas campañas comerciales basadas en las comodidades de la financiación, muchas empresas nos animarán a comprar productos informáticos cuyas especificaciones exceden las que habíamos seleccionado. Esta práctica consumista provocará que gastemos más dinero del presupuestado en la compra del ordenador, aunque esta realidad se diluya al repartir el pago en cuotas.

La medida que recomendamos es apelar a la paciencia y, una vez que hayamos escogido el ordenador, estar pendientes de las posibles ofertas que se publiciten y se ajusten a nuestra elección. Así conseguiremos ajustar mucho más nuestro presupuesto al producto elegido.

Si no tenemos la posibilidad de esperar a una de las tan ansiadas ofertas y nos surge la necesidad de disponer del equipo, siempre podemos recurrir a los minicréditos rápidos.  Una fórmula de financiación, que nos ofrece sucredito.es y que nos permite disponer de hasta 500 euros en unos pocos minutos, cantidad suficiente para adquirir nuestro ordenador deseado. Los créditos rápidos nos ofrecen dinero al instante, pero hay que tener presentes sus intereses y elegir esta opción cuando la situación nos exija comprar el equipo con absoluta inmediatez.