Software

Primeras impresiones de la versión beta de Windows 7 (II)

Primeras Impresiones De La Version Beta De Windows7 Ii

Windows 7 se ve y se siente bastante parecido a Vista. Hay dos distinciones importantes inmediatamente obvias. Una es la apariencia de la barra de tareas. La otra es el escritorio.

La barra de tareas ha sido rediseñada para tener mas funcionalidad y para eliminar algunas de las cosas que se le criticaron a Vista, que parecía un poco confusa. Por ejemplo, el globo de cuatro colores de Microsoft de Vista todavía está en el “inicio” que despliega la columna vertical de opciones. Pero el resto de la barra de tareas ha cambiado para que los usuarios puedan claramente identificar los íconos del inicio rápido de los demás programas en uso minimizados.

La barra de tareas en Windows 7 es más grande y los íconos son más fáciles de ver y seleccionar. Las vistas previas a pantalla completa desde la barra de tareas ayudan a rastrear los archivos y programas en uso mostrando a cada uno como una imagen en miniatura. Solo hay que poner el cursor sobre un ícono en la barra de tareas para ver la pantalla correspondiente.

El odiable User Acces Control (UAC) ha sido neutralizado. Siempre fue  “demasiado” insoportable. Es cierto que algunos usuarios necesitan protección de ellos mismos, para evitar ser expuestos a programas hostiles. Pero el concepto de Vista era demasiado obstructivo. Felizmente Windows 7 permite a los usuarios mayores opciones para minimizar sus efectos. Simplemente ajustándolo en una barra deslizante se puede configurar el grado de notificaciones para invalidar o bloquear un programa.

Tal vez la parte dudosa del concepto intuitivo de Windows 7 se encuentre aquí. Por ejemplo, arrastrar una ventana al tope de la pantalla para maximizarla automáticamente. Arrastrar una ventana a un lado de la pantalla para darle nuevo tamaño. ¿Es esto mejor que hacer doble clic en la barra de títulos de cualquier ventana o un clic en el botón de minimizado? O llevar el mouse al vértice extremo derecho inferior para que todas las ventanas se vuelvan transparentes. ¿Qué había de terrible en el ícono de escritorio en la barra de tareas para que aparezca nuestro escritorio en toda su gloria?

Hay algo realmente conveniente en Windows 7. La forma en que los programas instalados corren. Es muy perceptible que el rediseño que unifica a la mayoría de los programas que corren bajo Windows 7, no solo son una cuestión estética sino que traen mejoras de funcionalidad. Una, desaparecen las filas de opciones de menú, para dejar paso a un clúster que agrupa a los íconos de comando para ser usados intuitivamente. Sin embargo la calculadora y el NotePad permanecen inalterables.

No olvides que continuaremos compartiendo contigo nuestras primeras apreciaciones del último SO de Windows. Si acaso lo estás probando al igual que nosotros y quieres dejarnos tu propia impresión, hazlo a través de los comentarios y te lo agradeceremos.

Fuente e imagen: TechNewsWorld