Portátiles con unidades de almacenamiento SSD

El mercado de los ordenadores portátiles se encuentra en una encrucijada, debatiéndose entre costos o utilidades y capacidad. Lo cierto es que hasta donde conocemos los portátiles de bajo coste han logrado mantener cierta economía principalmente por continuar usando las tradicionales unidades de almacenamiento. En cambio aquellas que han incursionado en el mundo de las unidades NAND Flash (SSD) inevitablemente se convierten en productos más caros.

Ahora bien, hay cuestiones que no podemos negar en torno a esta realidad, y esto es sobre todo el hecho de que las unidades de almacenamiento en estado sólido no solo brindan una mayor capacidad al usuario sino que además otorga a la compañía un retorno de inversión visiblemente mayor. Según lo investigado por la J.Gold Associates este retorno de inversión en portátiles con SSD es del 107 % durante los 3 primeros años y del 247% en los 5 primeros años.

Dicho de otra manera, las compañías que se atrevan a lanzar sus nuevos productos con unidades de almacenamiento en estado sólido obtendrán un ahorro más que considerable en lo que a ciclos de vida de las portátiles se refiere. Cosa que obviamente beneficia a sus usuarios quienes no tardarán en advertir que la inversión bien vale la pena. Lo que traducido a precios se define de la siguiente manera: reparación de un portátil con HDD: 695 euros; reparación de un portátil con SSD: 512 euros. A todo esto debemos sumarle que las probabilidades de fallos se reduce a una tercera parte con los discos duros en estado sólido.

Visto lo cuál es de comprender que compañías como Toshiba, quién ya posee un portátil equipado con unidad de almacenamiento SSD de 512GB y que prevee un próximo lanzamiento de productos con capacidad de 1TB; además de Samsung, Dell, HP, Apple y Lenovo quienes también han hecho sus primeras armas en este terreno de las unidades SSD.

Finalmente, como usuarios debemos plantearnos hasta qué punto saldremos favorecidos con una inversión un tanto mayor en un portátil con SDD si este nos brinda mayor seguridad, estabilidad, tasas superiores de flujo de datos y una mayor autonomía de sus baterías. Todo es cuestión de poner en la balanza los costes en un platillo y el rendimiento en el otro; para finalmente tomar la decisión más adecuada a cada necesidad.

Definición de SSD

Cuando hablamos de unidades de almacenamiento SSD (Solid State Disk) estamos hablando de dispositivos de almacenamiento de datos con memoria no volátil, como flash, o memoria volátil, como SDRAM. La diferencia de las unidades SSD con los discos duros tradicionales es que estos últimos utilizan platos giratorios en su mecanismo en lugar del flash o del SDRAM. Estos platos giratorios no son otra cosa que un disco magnetizado que se lee a través de una aguja magnética. De allí que a las unidades SSD aún se las llame discos duros a pesar de no tener nada que ver con este formato.

Ventajas de las unidades SSD

– Mayor velocidad de arranque y lectura.
– Mayor velocidad en arranque de aplicaciones.
– Menor calentamiento y consumo de energía.
– Mayor seguridad y menor deterioro.
– Menor tamaño y peso.
– Menor ruido.

Desventajas de las unidades SSD

– Costos más altos.
– Menor tiempo de escritura.
– Menor vida confiable y recuperación.
– Mayor vulnerabilidad a ciertos efectos como pérdidas de energía abrupta o campos magnéticos.

Conclusión

Adquirir un portátil con SSD actualmente sigue siendo más un lujo que un importante avance en nuestros equipos, aunque nadie puede negar lo atractivas que nos resultan todas sus ventajas. Lo cierto es que el mercado de los portátiles apunta hacia su uso masivo, con lo que podemos imaginar que también llegarán tiempos en que se conviertan en productos mucho más accesibles, algunos hasta aventuran un 50% más económicos que en la actualidad. Con lo que todo parece concluir en una inevitable espera por parte de los usuarios de portátiles interesados en las unidades de almacenamiento SSD, con promesas de noticias favorables y una masificación de su uso.