Tablets

No fue iSlate sino iPad

iPadMeses de elucubraciones, sospechas y misterios se terminaron ayer a las 19:00, hora española, en el Yerba Buena Center de San Francisco. Un Steve Jobs satisfecho y confiado salió al estrado a presentar la niña de sus ojos, en sus palabras, “lo más importante que he hecho”.

Y demostró a todos los presentes el funcionamiento de ese dispositivo del que tanto se había rumoreado, ese supuesto iSlate que al final resultó ser iPad. Un elegante híbrido entre el iPhone y el Mac, la apuesta de Apple para estar presentes en uno de los sectores a los que todavía no se habían lanzado, el de los tablets, así como su respuesta a la brutal expansión de los libros electrónicos y los netbooks.

Un dispositivo, nos vemos obligados a admitir, que realmente parece la versión con anabolizantes de un iPhone al uso, y que tendrá que demostrarnos que es más que eso.

En cualquier caso, el nuevo producto estrella de los de Cupertino está entre el iPhone y el portátil, una solución intermedia que no tiene por qué ser un netbook. Despreciando este tipo de equipos, Jobs bromeó diciendo que “un netbook sólo es un portátil barato que encima usa software de PC”.

Una pantalla capacitiva de 9,7 pulgadas, 700 gramos de peso y 1,2 cm de grosor. Por dentro, conexión Wi-Fi, 3G opcional y batería de hasta 10 horas (al menos, eso dicen). ¡Ah! Y como procesador nada de un Tegra como se pensaba: un Apple A4 específicamente creado para el equipo.  El iPad es un tablet, un libro electrónico, una plataforma para juegos y música, un dispositivo de reproducción de películas, incluye un teclado virtual de tamaño casi real. No parece que queden muchas cosas en el tintero para este nuevo dispositivo. Y, cómo no, el tablet no viene sólo. Se integran las app store de Apple, como el iTunes, la tienda de aplicaciones del iPhone y la nueva iBooks. Un negocio redondo con infinitas posibilidades para Apple, que se queda con un 30% de los ingresos de las aplicaciones.

Un par de días antes de la conferencia de presentación del iPad, Apple comunicó que sus cifras de negocio se habían duplicado con respecto al año anterior. El aumento se debe, sobre todo, a los dispositivos electrónicos móviles, el iPod y el iPhone, la principal apuesta actual de los de Cupertino. Ahora, con el nuevo juguete, la compañía podría ingresar entre 2.800 y 3.500 millones de dólares.

Sin embargo, una de las grandes sorpresas fue el precio del tablet. Los expertos auguraban que se situaría en torno a los 1.000 dólares, pero los datos presentados ayer fueron diferentes. Dentro de dos meses, cuando el iPad salga al mercado estadounidense, habrá una opción de 16GB que costará 499 dólares, otra de 32GB a un precio de 599 dólares y uno más de 64GB por 699 dólares. Un mes después llegará la versión 3G, que costará 130 dólares más.

En EEUU, la operadora AT&T será una de las encargadas de comercializar el iPad. A España tardará más tiempo en llegar porque de momento no se ha llegado a un acuerdo con ninguna compañía, aunque Movistar parece tener todas las papeletas.

Steve Jobs durante la presentación