Portatiles

Netbook, que elegir y como usarlo (parte I)

Existen opiniones diversas acreca de las netbook’s, unos dicen que sirven para casi todo, otros, contrarios a lo anterior, dicen que son muy limitadas. Lo cierto es, que han ganado un gran protagonismo de las ventas en finales del 2008. Los compradores de estos equipos son aquellos que quieren un segundo equipo auxiliar o un ordenador sólo para viajes. También están los que buscan un primer ordenador, básico, pequeño y sencillo. Y por supuesto, los niños que se introducen en el uso de los ordenadores, y los niños siempre gustan de las novedades.

En ese orden de cosas, nosotros deberíamos saber que estamos comprando, para no caer luego, en sorpresas o disgustos. Y, aunque en el mercado existen varios modelos de estos netbooks, tendríamos que ver ciertos patrones a tener en cuenta a la hora de adquirir una netbook. Los factores tendrían que ser el precio, el disco duro que posee, el tipo de pantalla, el tipo de conexión a la red, etc.

El teclado

En la mayoría de las veces, cuanto más grandes son las teclas, más sencillo resulta la tarea de teclear. La postura de las manos es fundamental. En algunos equipos, las teclas intro, borrado, Shift, son muy pequeñas o están ubicadas en lugares de difícil acceso. Un detalle que hace que el usuario cometa muchos errores mientras escribe. Hay que tratar que las teclas lleguen hasta el borde de la carcasa, ofrecer una separación suficiente para identificarlas individualmente al tacto y tener la misma distribución que un teclado convencional.

“Estar bien sentados”

En cuanto a la posición a la hora de trabajar, y con respecto al teclado, este, debe estar a la altura de su codo, de modo que su brazo y antebrazo formen un ángulo de 90 grados o más, y los codos estén apoyados. El monitor debe estar a la altura de los ojos, de modo que pueda apoyarse en el espaldar de la silla. Pero la mayoría simplemente coloca sus laptops en el escritorio, donde el teclado queda muy alto, obligando a subir las manos, encorvar los hombros y a doblar las muñecas.

El monitor queda muy bajo, lo que obliga a que incline la cabeza y el cuello hacia delante. Este no sería un problema si sólo usara su portátil por períodos breves.
Una mala posición puede causar dolor y tensión en el cuello, hombros, espalda y brazos, así como dolores de cabeza, en la articulación temporomandibular y síndrome del túnel carpiano. Hay soluciones sencillas para hacer a una laptop más ergonómica. La clave es separar el teclado del monitor y colocar cada parte a la altura indicada.