Portatiles

Mountain Light 144G, pensado para la movilidad

MOUNTAIN Light 144G

Cada persona es un mundo en cuanto a sus gustos y sus necesidades. Por eso, el mercado de los ordenadores portátiles, está más que preparado para ofrecer una variedad muy amplia que se adapte a cada uno. En esta ocasión, os vamos a explicar cómo es el Mountain Light 144G, pensado para la movilidad.

El portátil Mountain Light 144G, tiene como aspecto más relevante el de la movilidad. Es decir, que está pensado para gente de negocios o gente que en general, viaje con bastante frecuencia y tenga que llevarse su equipo de un lado para otro. No os engañéis, eso no significa que la potencia sea un elemento que esté descuidado, ya que más bien ocurre todo lo contrario.

En primer lugar, abordaremos sus puntos positivos. Las dimensiones y el peso, son de 34 x 25,3 x 2,09 cm y 1.9 kg respectivamente. Es cierto que no es el más ligero del mercado, pero sin duda, tiene unas dimensiones bastante contenidas que lo hacen muy cómodo de transportar. A su ligereza, contribuye la falta de aluminio, ya que en el Mountain Light 144G, han apostado por el plástico.

Respecto a sus potentes características técnicas, encontraréis un procesador Intel Core i7 4750HQ a 3,2 Ghz, 8 GB de memoria RAM tipo DDR3, una gráfica Intel Iris Pro 5200 – la más potente de Intel -, 750 GB de capacidad de almacenamiento de datos en disco duro + 128 GB adicionales tipo SSD en los cuales va el sistema operativo, pantalla de 14 pulgadas con resolución HD, lan, wifi y bluetooth.

Ahora, vamos a por los puntos flojos del Mountain Light 144G. El primero de ellos, es el precio. Se trata de un portátil relativamente caro. Decimos relativamente por sus buenas especificaciones y su tamaño y peso manejables, pero no deja de ser caro. Cuesta 1309 euros más el coste de la licencia del sistema operativo (si optáis por Windows 7 u 8),  más el coste de la instalación del mismo. Permiten montar Linux como sistema operativo, así que al menos, así os ahorraríais la licencia.

Su segunda pega, es que su material, hace que pueda ser un portátil delicado con el que hay que tener más cuidado de lo normal, pero eso es un sacrificio necesario en pro de facilitar la movilidad. En cualquier caso, el balance que hacemos de este Mountain Light 144G, es positivo.