Más detalles del Booklet 3G de Nokia

Nokia Booklet 3G

Desde que en agosto anunció su gran lanzamiento, Nokia sigue haciéndose de rogar, y no será hasta Navidades cuando llegue a España el Booklet 3G, el primer portátil de la empresa finlandesa. Tanto se demora que ya corren rumores por la red acerca de una nueva generación de este miniportátil.

De momento, y mientras quienes ya han reservado su equipo esperan, van apareciendo opiniones de quienes han podido probarlo. Y, según parece, las primeras impresiones no son malas.

Nokia ha demostrado una vez más su sofisticación y elegancia, empezando por un embalaje nada al uso que predispone favorablemente al usuario frente al nuevo portátil. Su principal objetivo era no ser confundido con un netbook cualquiera, y lo ha conseguido.

A la vista, el diseño serio y formal, con carcasa de aluminio, le dan una apariencia profesional y de calidad. La pantalla de 10,1 pulgadas y el peso de poco más de un kg le aportan la movilidad adecuada (aunque esto no es realmente puesto que se trata de netbook).

En el interior, destaca su batería de 16 celdas, con hasta 12 horas de autonomía (aunque en la realidad se queda en unas 8), y la ausencia de ventilador que da lugar a un silencio inigualable en su funcionamiento. Su procesador es el Atom Z530, e incorpora salida HDMI, GPS y el sistema operativo Windows 7. La mencionada carcasa de aluminio ayuda, por otra parte, a que se disipe el calor, lo cual hace posible prescindir de ventilador. Además, añade un punto extra a la conectividad con la tecnología 3G.

En cuanto a memoria, el Nokia Booklet 3G viene con 1GB de RAM y 120GB de disco duro.

En resumen, aunque sea trate de un netbook, el Nokia Booklet 3G es un netbook especial. Y eso, desafortunadamente, se traduce en un precio “libre” de unos 700€.