La duración de la carga de las baterías a examen

Uno de los puntos más controversiales entre los productores de ordenadores portátiles y los usuarios se ha revitalizado en una disputa entre Intel y AMD (Advanced Micro Devices), los dos principales desarrolladores de chips. El centro de la disputa se centra en una cuestión: las baterías NUNCA ofrecen la autonomía que asegura el fabricante.

La noticia: a través de blogs y entrevistas, la cúpula de AMD acusa a su competidor INTEL de “inflar” la duración de las baterías en su pruebas previas a la salida comercial, con el fin de hacer más atractivo a su chip.

baterias a examen

Entre más autonomía de batería, más atractivo para el consumidor del modelo de ordenador portátil. El chip es directamente responsable del rendimiento y gasto y duración de la carga de la batería del ordenador portátil.

Existe una demanda en Sunnyvalley (California) que acusa a Intel de alterar los resultados de las pruebas de batería para favorecer a su marca.

La revelación: la noticia pone en evidencia la razón de que las baterías nunca proporcionen el tiempo de autonomía que prometen. AMD acusa a Intel de realizar las pruebas de baterías para ordenadores portátiles en condiciones muy alejadas del uso que le dan los usuarios, sin considerar las actividades que significan un importante gasto de energía.

La prueba de las baterías de los ordenadores portátiles se realiza bajo un estándar llamado MobileMark, desarrollado por la firma Business Applications Performance Corporation (BAPCo), con un consejo integrado por las principales marcas de desarrolladores de chips: AMD, Intel, Dell, Hewlett-Packard…

El bufete de abogados Girard Gibbs acusa a BAPCo de haber establecido el estándar MobileMark bajo premisas engañosas y bajo la presión de Intel (lo que la diseñadora de procesadores niega).

MobileMark evalua la duración de la carga en las baterías bajo tres criterios:
Reproducción de un DVD
Trabajo en una hoja de cálculo
Ambas tareas simultáneas, y otros procesos

El resultado de las pruebas realizadas bajo este criterio, ha establecido que los equipos con un chip Intel tienen mayor autonomía que los que cuentan con un chip de AMD. Aunque la duración de la batería está sujeta a una larga serie de factores, el chip del portátil es importante, y los desarrolladores se han centrado en crear procesadores que realicen una mejor gestión energética.

Sin embargo, AMD no está conforme con los resultados. Sus chips están más orientados a un uso de gráficos (como los que intervienen en el diseño, ejecución multimedia y los juegos), y su cúpula asegura que al excluir su uso de las pruebas de duración de la batería, se beneficia a Intel y se confunde al consumidor al ofrecerle baterías que no han sido probadas bajo el uso intensivo del portátil que significa, por ejemplo, ejecutar un juego de última generación.

Algunos analistas del sector portátiles reconocen esta falencia, y aseguran que, en el mejor de los casos, el consumidor se lleva a casa un portátil cuya bateria dura en realidad la mitad de lo que dura en las pruebas regidas por MobileMark: “Es como probar el gasto de gasolina de un motor encendiendo y apagando el auto”.

Fuente | The Seattle Times