Portatiles

Intel trabaja en ultrabooks a un precio reducido

Cada vez está más extendido el uso de tabletas y portátiles táctiles de un bajo coste para acompañar o incluso, si las tareas son primarias, sustituir a los grandes equipos. Intel tiene prevista reducir el precio de sus portátiles para así competir en este mercado.

Un cambio en el mercado

Las tabletas son usadas por numerosas personas para llevar a cabo las tareas que otros usuarios llevan día a día con un portátil que cuesta un precio considerablemente mayor. Pero si estas tareas se reducen a navegar por internet, visitar redes sociales y jugar a pequeños juegos, una tablet parece ser una solución mucho más económica.

Por el saldo de gran parte del público a las tabletas, Intel, que fabrica desde hace año diferentes componentes de ordenadores, se plantea competir en este mercado reduciendo el precio de sus equipo hasta los 250 dólares. Esta estrategia se intentará conseguir mediante el impulso de nuevos procesadores, ya que este elemente incrementa en gran medida el precio de los portátiles.

Ultarabooks a un precio reducido

Intel busca que hasta el público más exigente satisfaga sus expectativas; y es que este público, actualmente, si quiere hacerse con un ultrabook con unas características que superen a las de cualquier tableta, debe estar dispuesto a pagar unos 1.000 dólares, con lo que numerosos compradores renunciar a la potencia y optan por tabletas más económicas, aunque no satisfagan tantas funciones.

Por tanto, el objetivo de Intel se centra en reducir el precio de estos ultrabooks, ofreciendo una alternativa a las tabletas con funciones que los usuarios buscan, como la autonomía, el teclado del que carecen las tablets o puertos USB: Sin duda se enfrenta a un gran reto y tendrá que trabajar para masificar los ultrabook a un precio competente, pero si lo consigue nadie duda de que muchos valorarán su compra frente a la de una tableta.