¿Escribir en una tableta?

Es redundante mencionar que el iPad y en general el formato de la Tableta han llegado a modificar los hábitos de consumo en el siempre tambaleante mundo de la portabilidad. La prensa y los medios hacen eco de la ingente masa que cambia sin sentimentalismos de sus netbooks a las tabletas sin ningún tipo de sentimentalismos. Y las mini portátiles son ya una especie en extinción, y nadie parece haberse dado cuenta de la existencia de los ultrabooks.

Entre las capacidades que se ponderan como grandes ventajas del iPad y sus clones, está el impulso que dan a la produtividad, gracias a la rapidez de su procesador y las herramientas que ponen al alcance del empresario, el estudiante, el diseñador, etc.

Sin embargo, hay un tema en que las tabletas reprueban en funcionalidad: la escritura.

¿Hay un mayor incordio que el del teclado virtual? Creemos que no. ¿Han intentado escribir un texto en un iPad valiéndose del teclado en pantalla? La posición que obliga a asumir para hacerlo (las manos en alto para presionar con un solo dedo a la vez) no es sólo dolorosa a la larga, sino francamente ridícula de ver.

De manera que si os interesa hacerse con una tableta para usarla como procesador de textos, sólo lo recomendamos que lo hagan valiéndose de un teclado externo y de su soporte de escritorio que convierta su flamante dispositivo en, bueno, una netbook.