Portatiles

El SmartBook: ¿el siguiente paso?

Dell  se interesa en el Smartbook con Linux

Con el netbook nos encontramos ante un equipo que nace de las exigencias de los consumidores, deseosos de un dispositivo móvil con puntos de contacto entre un ordenador portátil y un teléfono. Pantalla para ver contenidos multimedia, teclado para mensajeria y una configuración básica para navegar por la red. Lo mejor de ambos mundos, pero sin el peso y los requerimientos técnicos de un portátil ni las limitaciones de un teléfono sin móvil.

En un primer momento, el netbook ha satisfecho estas necesidades elementales, y se convirtió en un producto en ascenso cuando todo el segmento de equipos de informática sufría una bajada en sus ventas de cerca de un 30%. Las ventas de netbooks lideran el mercado.

Los netbooks llenaron un segmento en el momento justo, pero ese primer momento parece haberse superado. Según la encuesta de una consultora sobre consumo tecnológico, un 40% de los usuarios están descontentos con el rendimiento de sus netbooks.

Un descontento que se trasluce con el éxito de Windows 7 para netbooks: los usuarios quieren equipos más eficientes… y más cercano a un portátil de escritorio.

El mercado de los Smartphones (móviles con capacidad de navegación además del envío de mensajes gracias a una conectividad 3G), también sufre del desencanto de sus usuarios: por las limitaciones en la escritura y de las interfaces de sus teléfonos. El usuario del Smartphone puede estar conectado las 24 horas al día en casi cualquier locación, pero con grandes limitaciones de software para interactuar en la red.

Es aquí donde surge una nueva alternativa, para muchos el futuro del mercado de la portabilidad: el SmartBook.

El SmartBook es un equipo portátil con el hardware de un netbook y la conectividad 24/7 que ofrece el Smartphone.

En su mayoría los SmartBooks operan con el sistema operativo de Google, Android, y procesadores Qualcomm y otros modelos avanzados como el Snapdragon con arquitectura de 45 nanómetros, para desarrollar una velocidad 1,3 a 1,5 GHz, una potencia más allá de la de cualquier smartphone.

Gracias a la ligereza de sus componentes, el SmartBook puede funcionar con menor gasto energético que un netbook, con sistemas operativos muy ligeros pero sin las limitaciones en gráfixos 3D que sufre la mayor parte de los netbooks.

El Smartbook, a medio camino entre netbooks y smartphones, los supera a ambos.