El ascenso de la lectura electrónica

Los lectores electrónicos se están convirtiendo en la principal competencia de las tabletas y del iPad, al punto de que parece que en el futuro inmediato la disputa va darse entre estos dos tipos de dispositivos, y que los ordenadores portátiles van en camino de convertirse en una herramienta para profesionales o nostálgicos.

De hecho, así como el iPad ha cambiado las reglas en lo que se refiere a la navegación, el uso de aplicaciones, el consumo de multimedia y hasta la forma de hacer compras online, los lectores electrónicos están en vías de cambiar la manera en que leemos.

Según un informe reciente, en los Estados Unidos, una quinta parte de los adultos ya han leído un libro electrónico en alguna de las dos plataformas favoritas: Kindle y Nook. El 21% de los lectores ya leen sus libros preferidos desde estos dispositivos.

El Kindle es el lector electrónico de Amazon, y Nook el de Barbes and Noble. En el caso de la legendaria cadena de librerías, la venta de ebooks ha sido su tabla de salvación.

Las cifras provienen de un estudio de PewResearch. Ese mismo estudio señala que un 43% de los lectores por encima de los 16 años indica su intención de leer más ebooks que libros impresos.

¿Los lectores electrónicos están aquí para quedarse? Sin duda. Por ahora conviven con los libros impresos, pero el salto a lo digital parece inminente, y los cambios que ello conlleva pueden ser definitivos en nuestra forma de consumir cultura.