Portatiles

¡Cuidado con vuestro disco duro!

Miniature figures working on a computer keyboard.

Los que trabajamos a diario con ordenadores somos conscientes de la importancia que tiene la información que guardamos en ellos muy por encima del valor económico de cualquiera de las piezas que lo componen. Sin embargo en ocasiones perdemos de vista esa trascendencia y jugamos con fuego hasta el día en que nos quemamos.

Me explico, todos sabemos que la forma de cuidar al máximo la información es realizar periódicamente copias de seguridad en dispositivos externos para descentralizar el foco de riesgo de la ésta. Pero seguimos sin contar con un sistema sobrio de copias de seguridad, sino que las realizamos cuando nos apetece o nos acordamos, temerosos de nosotros no tenemos en cuenta la Ley de Murphy. Por que el fallo en tu disco duro llega en el peor momento.

En mi caso me ocurrió que al comprarme el portátil que estoy usando en estos momentos, me encontré con un defecto de fábrica al que no di importancia porque sólo se manifestó en una ocasión antes de la debacle. El hecho es que no cargaba el sistema operativo, como si no fuera capaz de acceder al disco duro. Pero al colocarlo en otro sitio sí que lo consiguió, por lo que no le di importancia.

Así pues, fue cuando estaba realizando mi proyecto fin de carrera, cuando se manifestó de nuevo el problema técnico, pero esta vez el final fue peor. Porque al intentar arrancar se mostró un aviso iniciando un asistente de recuperación de datos que tras dos horas en las que no avanzaba, decidí reiniciar. Repetí este acto dos veces más consiguiendo estropearlo más.

Y que, tal y como advierten las empresas de recuperción de datos como Ontrack, se trata de un proceso complejo no apto para usuarios no especializados, porque en caso de estar dañado el disco, por cada intento fallido de acceso podemos estar  estropeando, deteriorando más sectores del mismo hasta un estado irreversible.

En mi caso, perdí las últimas versiones de mi proyecto (el trabajo de las últimas 2 semanas y media) ya que los datos eran irrecuperables, y me tuve que comprar otro disco duro. Como decimos, el valor no está tanto en las piezas como en la información ya que hoy día comprar un disco duro externo barato es bastante sencillo a través de cualquier tienda online de componentes. Incluso si compramos portátiles baratos en tiendas  online podemos tener solucionada la papeleta de nuestro equipo a un precio asequible.

Así, os recomiendo comprar un disco duro externo y programar avisos periódicos de copias de seguridad para asegurar no perder datos de más de cómo mucho una semana. Para que cuando llegue el día en que os falle vuestro equipo, no lo tengáis que lamentar.