Portatiles

Airis Kira 300 N1170 (parte II)

En su perifería, posee un acabado en negro brillante. Lo malo es que las superficies brillantes no se llevan demasiado bien con la suciedad. Eso significa que por poco que pongamos los dedos sobre la tapa, la marca de estos se quedará allí. Igualmente, atrae el polvo de forma significativa. Nada grave ni peor que otros dispositivos con este tipo de acabado.

El tamaño de la pantalla es de 7 pulgadas, con una resolución de 800 x 480 píxeles. En un principio, la pantalla puede parecer bastante pequeña, con un borde bastante ancho que tiene esta, pero es el mismo tamaño y resolución que el el resto de ultraportátiles de esta gama. Su calidad es suficientemente buena para lo que necesitamos la mayoría, aunque no para usarla bajo la luz del sol.

Resolución, interfaz y tamaño

La resolución, como en estos tipo de equipos, es normal, especialmente en el apartado vertical, lo que obliga a desplazarnos bastante en páginas web y, haciendo que algunas ventanas no entren completamente en la pantalla. Si sucede, podemos pulsar la tecla ALT y con el ratón desplazar la ventana para acceder a los campos que necesitemos. Sobre la pantalla se encuentra la webcam integrada.

Incorpora una interfaz basada en pestañas e iconos grandes, fácilmente accesibles, que nos dan acceso a las diferentes opciones. Muchos de los iconos no son más que accesos directos a páginas web, por ejemplo el de Google Docs, Google Calendar o Wikipedia. Tenemos la opción de cambiar esta interfaz rápidamente por una interfaz avanzada, simplemente pulsando el botón situado en la barra en la parte inferior de la pantalla, con lo que nos encontraremos con uno más convencional, similar al escritorio de Windows, con su menú de inicio, sus iconos en el escritorio.

El botón de encendido está situado en una posición poco convencional, en un lateral en la bisagra de la pantalla. Cómodo de usar, pero con el peligro de que se nos encienda por una pulsación accidental si lo llevamos suelto en la cartera. El adaptador de corriente; es similar a la mayoría de adaptadores de portátiles convencionales, en lugar de, como en el caso del Eee, más parecido a un cargador de móvil.

El tamaño es algo superior al de otros ultrportátiles, tanto en alto, como en ancho y largo. En esto influye notablemente la batería que incluye, algo más voluminosa, pero que ofrece una autonomía mucho más alta, de algo más de cuatro horas. La compra incluye una funda para guardarla, muy ligera y que lo protegerá de pequeños golpes y ralladuras. Se pueden escoger distintas versiones con disco SSD y versiones con disco duro. Airis Kira 300 N1170, puede servirnos como alternativa, pero no para el uso habitual, sino más bien un segundo portátil para aquellas ocasiones en que no queramos ir demasiado cargados.