Portatiles

Acerca de la temperatura y la defragmentación

A veces sucede, que nuestro equipo tiene una lentitud muy grande al cargar programas. Si tiene un equipo con 256 MB de RAM y utiliza varias aplicaciones al mismo tiempo, necesitara agregar memoria. Esos 256 se utilizan en un par de ventanas para navegar por internet, el sistema de mensajeria, y algún que otro Excel, Word que tengas abierta para trabajar. Si tiene un equipo potente y ve que no responde en velocidad como antes, que tarda en abrir programas o bien anda lento, debería usar el defragmentador. Para darle un entendimiento a este proceso, debemos saber que en el transcurso de los usos de nuestra computadora, la información que compone cada archivo se va desorganizando, fragmentando. Esto se traduce en un retardo en los tiempos, en que el equipo busca la info para presentarla al usuario.

Este problema puede ser resuelto de manera sencilla, aunque demorará su tiempo, usando la herramienta de Windows llamada Defragmentador de Disco. Se accede desde el icono Mi PC, hacemos click con el botón derecho sobre el disco, Propiedades, Herramientas, la otra ruta de acceso es Inicio, Programas, Accesorios, Herramientas del Sistema. Dentro de la utilidad, deberá clickear sobre Analizar para ver si realmente la lentitud del equipo tiene que ver con la fragmentación del disco o no. Si es así, el proceso puede tardar bastante tiempo, pero es recomendable hacerlo.

Existen programas pagos para defragmentar, entre ellas, existe el Power Defragmenter, and Diskeeper 2007. Desconozco la versión 2008. La versión 2007 cuesta 30 euros, y en ese margen, dependiendo de la versión que vaya a adquirir. Ofrece la automatización del proceso y defragmentación en tiempo real, entre algunas cosas.

Y no es ese problema, o tadavía sigue lenta, la otra opción es Liberar Espacio en el disco. Esta utilidad está en la carpeta de Herramientas del Sistema de Windows y simplemente elimina del equipo archivos temporales y otros que no tienen uso.

El calentamiento excesivo

El recalentamiento puede desmejorar la performance de la laptop y generalmente termina apagando o tildando al equipo. Si bien todas las computadoras son generadores de calor, las notebooks marcan más este problema, debido a que los componentes están más cercanos unos de otros, y a que la ventilación no es tan buena como en una PC de escritorio.

Es importante saber, que el polvo acumulado de manera excesiva puede bloquear los ductos de ventilación, privando del aire renovado que necesita el equipo, para trabajar a una temperatura adecuada. Esto se resuelve limpiando con un paño los sectores en donde el polvo se acumula. Se puede colocar algún tipo de filtro sobre el ducto inhalador de aire. En la Argentina, Blem, empresa de productos de limpieza, ofrece un plumero para este fin. Obviamente, este filtro no debe estar en el ducto principal de ventilación, destinado a enfriar el sistema.

Es posible, también, hacer un update del BIOS, que controla el hardware de la notebook. La mayoría de las empresas ofrecen esta actualización de manera automática, con soluciones para administrar la temperatura del equipo. Los expertos recomiendan, tener conectada a la corriente el equipo en caso de que optes por este update. También es recomendable dejar un espacio entre la superficie en donde apoyamos la laptop y el equipo en sí. Esto facilitará el enfriamiento al dejar correr el aire de manera más fluida. Si bien se venden soportes con ventiladores extra, la mayoría trabaja conectado a la notebook. Si el equipo no está conectado a la corriente, verás que la batería se agota más rápido. (Link).