Consejos

¿Recarga, reciclado o remanufactura?

Últimamente a la hora de hablar de consumibles reciclados, aparecen nuevas palabras para identificarlos. Lo que antes era un simple reciclado, ahora puede ser un engaño. Sepa como identificar estos servicios para no pagar de más por ellos.

Un poco de historia
Cuando surgió la posibilidad de reaprovechar estos insumos, las diferencias entre los originales y éstos, prácticamente no había diferencia en calidad, pero era enorme la diferencia de precio. Tanta, que ningún reciclador se planteaba la posibilidad de no cambiar alguna parte del envase por una cuestión de costos.
Obviamente, el mercado, en especial en los países emergentes hizo furor y la fiebre por el reciclado hizo que la venta de originales disminuyera increíblemente.
Así fue que fabricantes como HP, salieron al mercado con originales más económicos. Cartuchos de tinta con menor cantidad para acercarse al valor de una recarga, o líneas de impresoras láser con consumibles más económicos.
A su vez, fabricantes de tintas alternativas, insumos para el reciclado de cartuchos láser y accesorios para el reciclador, hizo que el mercado gozara de más oferta que demanda. Lo que llevó a que aparecieran fabricantes paracaidistas ofreciendo productos de muy baja calidad. Cilindros para toner de baja performance, polvo de toner de espesores universales, y hasta carcazas de origen chino imposibles de ensamblar, abarrotaron el mercado y el negocio pasó a ser algo así como los caramelos de cualquier casa de computación. Todos reciclaban. Pero pocos sabían hacerlo como era debido. El mercado perdió credibilidad, los fabricantes fortalecieron sus productos con campañas agresivas contra lo “no original” y lo demás, es historia conocida. Todos contra todos.

Diferencias entre unos y otros
Esta pelea, hizo que el negocio del reciclado se devaluara y esto llevó a recortar costos del servicio, lo cual hizo que se subdividieran en tres grandes grupos:
Recargas: Este término se utiliza para rellenar los cartuchos de impresoras chorro a tinta. Pero también se pueden ver anuncios de “recarga de toner”. Lo cual es un verdadero peligro para su oficina y su salud, ya que el polvo de toner se disipa por todos lados con el uso de la impresora, dañando todo lo que se cruza en su camino. El servicio se basa en rellenar el cartucho por algún orificio del envase que almacena el polvo. Y en caso de no haberlo se le fabrica uno, aumentando los riesgos aún más. Su costo, si el vendedor le queda algo de dignidad es muy por debajo de lo que estamos acostumbrados a pagar por un reciclado convencional.
Reciclado: Usualmente se lo usa para los toner. La esencia de esta práctica consiste en desarmar el cartucho, limpiarlo, cambiar solo las partes deterioradas y rellenarlo debidamente. Asegurarse que esta opción sea la adecuada, dependerá del ojo y la experiencia del técnico, ya que las partes nunca dejan de funcionar. También se lo usa (muy poco) en cartuchos de tinta.
Remanufactura: este concepto nuevo, se lo utiliza para los envases de toner. Aquellos que ofrecen este servicio, seguramente su costo es bastante más elevado que una recarga o un reciclado. El servicio consiste en desarmar el cartucho, cambiar cada una de las partes (cilindro, cuchilla, PCR, Dr Blade, magnético y polvo de toner). En cuanto a costos este servicio se cotiza a un 40% aproximado del valor de un original. Es la mejor opción de todas estas variantes, sin lugar a dudas.

Conclusión
Creo que no caben dudas, que a la hora de optar por estos consumibles, no debemos dejarnos estafar, y entender que una remanufactura por muy pocos pesos, es un engaño. Ahorrar unos pesos no esta mal, pero creen que compramos lo mejor cuando no lo es, es engañarnos a nosotros mismos. Nunca opte por una recarga, y si hace un reciclado, que sea en alguien en quien confíe plenamente. Sino el costo verdadero se lo dará la vida útil de su impresora o lo que es peor, su salud.

Notas relacionadas
Insumos: original o reciclado